Inicio » Historia de los sueños
Las interpretaciones de los sueños se remontan aproximadamente a los años 3000-4000 a.C., donde se documentaron en tablas de arcilla.

Historia de los sueños

Las interpretaciones de los sueños se remontan aproximadamente a los años 3000-4000 a.C., donde se documentaron en tablas de arcilla. El ser humano, desde que ha podido comprender el significado de sus sueños ha tratado de darle forma. Ha tratado de alguna manera de entender que eran esas imágenes que aparecían mientras dormían.

Los sueños en las sociedades primitivas

En algunas comunidades, los primitivos y miembros, eran incapaces de distinguir si lo que habían vivido en el mundo de los sueños era mientras dormían o era un mundo real. Descubrieron que el mundo de los sueños no solo era una extensión de la realidad, sino que era un mundo más poderoso. ¿Quizás eran señales de los Dioses?

Los sueños en la época griega y romana

En las épocas griega y romana, los sueños se veían en un contexto religioso. Se creía que eran mensajes directos de los dioses, que bien dichas señales provenían del mundo de los muertos.En esa época, las personas buscaron en sus sueños soluciones sobre qué hacer o acciones debían tomar para resolver problemas. Creían que los sueños advertían y predecían el futuro (vease: ¿Existen los sueños premonitorios?).

Incluso se construyeron santuarios especiales donde las personas podían ir a dormir. Hacían esto con la esperanza de que se les transmitiera un mensaje a través de sus sueños, un mensaje de los sabios del más allá. Sus creencias en los poderes sus sueño eran fuertes, incluso dictaba las acciones de los líderes políticos y militares. Para que te hagas una idea de la importancia de los sueños, los intérpretes de sueños incluso acompañaron a los líderes militares a la batalla para ayudar con la estrategia de guerra. En series vikingas puedes haber visto esto mismo, donde el chaman comenta al líder la forma de atacar, o el mal augurio, o incluso, señales de la luna que no son halagüeñas.

Aristóteles, filósofo griego, creía que los sueños eran el resultado de funciones fisiológicas. Según Aristóteles, los sueños podían diagnosticar enfermedades y predecir la aparición de enfermedades. Todo esto dependía de los sueños que el paciente tuviera.

Los sueños en la época infernal, su poder curativo

Durante el período infernal, el foco principal de los sueños se centró en su capacidad de curar. Los templos, llamados Asclepieions, se construyeron alrededor del poder curativo de los sueños. Se creía que a las personas enfermas que dormían en estos templos serían capaces de curarse, ya que los sueños en este lugar, eran una dosis de sanación. Los intérpretes de sueños, incluso ayudaron a los curanderos en sus diagnósticos médicos. Se creía que los sueños ofrecían una pista vital para que los curanderos encontraran lo que estaba mal en el soñador. De esta forma, podían dirigirse al foco de la enfermedad y curarla más fácilmente.

Los sueños y su significado según el lugar

Los sacerdotes de Egipto y los sueños

En Egipto, los sacerdotes también actuaron como intérpretes de sueños. Los egipcios registraron sus sueños en jeroglíficos. Se creía que las personas con sueños particularmente vívidos y significativos eran bendecidas y se las consideraba especiales. Las personas que tenían el poder de interpretar los sueños eran admiradas y vistas como dotadas divinamente.

Los Chinos y los sueños

Los sueños pueden verse como un lugar real al que su espíritu y alma se dirige cada noche, un lugar al que va a visitar. Los chinos creían que el alma abandona el cuerpo para ir a este mundo onírico. Sin embargo, creían que si se despertaban repentinamente, era posible que su alma no regresará al cuerpo. Por esta razón, algunos chinos de hoy desconfían de los despertadores.

Los sueños para América del Norte y América Latina

Algunas tribus nativas de América y civilizaciones mexicanas comparten esta misma visión, donde la dimensión de los sueños es distinta. Estas civilizaciones creían que sus antepasados ​​vivían en sus sueños y adoptaban formas no humanas como: animales, plantas u objetos. Ven esos sueños como la forma que sus ancestros tenían de visitarles y tener contacto con ellos. Los sueños también ayudaron a señalar la misión o papel en la vida de las personas.

Los sueños en la Edad Media

Durante la Edad Media, los sueños eran vistos como algo malo y sus imágenes eran tentaciones del diablo. En el estado de sueño, se creía que el diablo llenaba la mente de los humanos con pensamientos venenosos, todo ello, influenciado por pecados religiosos. Hizo su trabajo sucio a través de sueños que intentaban desviarnos por un camino equivocado.

Siglo XIX

A principios del siglo XIX, los sueños se descartaron por considerarlos derivados de la ansiedad, un ruido doméstico o incluso una indigestión. Por lo tanto, realmente no tenía sentido. Más tarde, en el siglo XIX, Sigmund Freud revivió la importancia de los sueños y su importancia y necesidad de interpretación. Revolucionó el estudio de los sueños.

Remontándose a estas culturas antiguas, la gente siempre había tenido una inclinación por interpretar los sueños. La Biblia sola tiene más de setecientas referencias a los sueños.